Área de Diagnóstico Mamario
Mamografía Convencional y Magnificada

La mamografía es un método de diagnóstico por imágenes que implica una exposición mínima de radiación para el estudio de las mamas. Es un examen simple que se hace rutinariamente de forma estándar para determinar la presencia de lesiones mamarias benignas y malignas antes de que tengan representación clínica. Actualmente es el método más eficaz en la detección del cáncer de mama.
Es fundamental acudir con los estudios previos (de los últimos 3 años como mamografías, ecografías mamarias, punciones biopsias de mama con sus respectivos resultados anatomopatológicos y resonancias mamarias) para que el médico pueda realizar una comparación y determinar modificaciones que indiquen sospecha de cáncer.
Procedimiento
La paciente se desviste de la cintura para arriba y la técnica colocará una mama por vez posicionándola sobre una superficie firme y plana. Luego se comprime suavemente la mama y se adquiere la imagen. Cada mama es radiografiada dos veces en distintas posiciones.
Las imágenes obtenidas serán interpretadas por el médico especialista quien podrá requerir imágenes mamográficas adicionales y/o estudio ecográfico complementario. Ésta situación no es infrecuente y el médico lo notificará en el informe del resultado o mediante citación directa a la paciente.

Preguntas frecuentes
¿Qué son las mamografías magnificadas y focalizadas?
Son técnicas mamográficas adicionales que ayudan al médico a determinar si una zona mamaria diferente al resto del tejido presenta signos de sospecha.

¿Qué es la mamografía con técnica de Eklund?
Es una mamografía que se realiza en pacientes que tienen implantes mamarios. En estos casos la técnica radióloga desplaza la prótesis y adquiere la imagen únicamente del tejido mamario.
El estudio mamario con prótesis adecuadamente realizado no daña los implantes.

¿Cada cuánto tiempo se debe realizar la mamografía?
Basado en estudios de investigación se recomienda que una mujer tenga su primer mamografía de control entre los 35-40 años de edad. Depende también de los factores de riesgo personal y familiares. La frecuencia se recomienda generalmente de forma anual.

Indicaciones para la realización del estudio: No colocarse talco ni cremas en la región mamaria y axilar.